Plaza Santa Marina, 1-2   CUÉLLAR (Segovia)    Telf. 921 142 786   
Apartahotel Habitaciones Entorno Localización Reservas Contacto
 
 
 
 
 

Leyenda de la Posada La Estrella

   Cuentan las gentes de Cuéllar que antes de edificarse esta casona que alberga el Apartahotel Santa Marina, se ubicaba en su lugar un caserón de los antiguos, propiedad de un hidalgo de la villa que tras involucrarse en varias revueltas fue desposeído de todos sus bienes, entre los que se encontraba esta casa, que a partir de entonces se convirtió en posada, para dar morada a los viajeros que sus pasos trajeran hasta esta villa castellana.

   A lo largo de los siglos pasaron por ella muchas gentes de muy variada condición: señores, hidalgos, curas y frailes, soldados, peregrinos, buhoneros, arrieros, amantes, recién casados, mendigos, tratantes y feriantes, gentes de la farándula, pobres y ricos. Quienes pregonaron por otras tierras el bienestar de sus estancias, cocina, bodega y establos y pronto adquirió fama: la posada de La Estrella de la villa de Cuéllar.

   Muchos años y siglos pasaron en los que la posada La Estrella daba cobijo en sus aposentos a propios y extraños que en su caminar hacían fonda en Cuéllar, hasta que posada fue perdiendo esplendor y fue languideciendo, quedando el caserón en desuso.

   En el siglo XIX, llego a la villa un joven industrial, don Feliciano Quemada, quien compró la antigua posada y construyó en su lugar una nueva casa de estilo modernista propia de la burguesía de la época, para vivir en ella con su esposa.

   Ha querido el tiempo, que tras muchos años, los nuevos propietarios del edificio, haya decidido albergar en él una nueva hostería, en este caso en forma de apartahotel, volviendo a dar a la propiedad el mismo uso que ha tenido durante muchos tiempos, alojando en sus aposentos a cuantos viajeros se acerquen a Cuéllar.